BIENVENIDOS A MI NUEVO BLOG

viernes, 1 de agosto de 2008

Cesarea Evora: Sodade.




Cesaria Evora nació en 1941 en la ciudad de Mindelo, capital cultural de la Isla de San Vicente, del archipiélago de Cabo Verde. Nacida en una familia humilde, desde pequeña se dedicó a cantar y en su juventud estudió musica popular llegando a ser una artista reconocida en su país. Al pasar por malos momentos de su vida, cae en la depresión y en consumo de alcohol y malvive dedicándose a cantar en en bares portuarios de Mindelo hasta que en 1987 la escuchan cantar en un bar de Lisboa y le proponen grabar un disco en París...el resto es historia.

Su música resume los ritmos de África y Portugal y los de Cuba, Argentina o Brasil. De este sincretismo nació un estilo, la morna, que cultiva con sus canciones y que es la música nacional de Cabo Verde; próximo al fado y al canto de los esclavos angoleños, se acompaña de guitarra, cavaquinho y piano. La morna transmite la "sodade", el sentimiento caboverdiano equivalente a la saudade portuguesa y brasileña, una mezcla de melancolía, añoranza y nostalgia. Espero que os guste esta "Sodade":

Quem mostra' bo
Ess caminho longe?
Quem mostra' bo
Ess caminho longe?
Ess caminho
Pa são Tomé

Sodade sodade
Sodade
Dess nha terra Sâo Nicolau

Si bô 'screvê' me
'm ta 'screvê be
Si bô 'squecê me
'm ta 'squecê be
Até dia
Qui bô voltà

Sodade sodade
Sodade
Dess nha terra Sâo Nicolau

1 comentario:

Dorón Benatar dijo...

Disculpa que utilice este medio pero no he encontrado e-mail en el blog y después de año y medio de arduo trabajo he logrado publicar mi libro Doron Benatar y el libro de los nombres muertos, editorial El Tercer Nombre y que por fortuna fue presentado el pasado 9 de junio en el propio Círculo de Bellas Artes siendo apadrinado por los periodistas y escritores Juan Cruz y Clara Sánchez y presentado por el alcalde de Madrid Alberto Ruiz-Galladón. No ha cumplido dos meses y ya está a la venta la segunda edición porque sorpresivamente se está vendiendo de boca a oído y está siendo enfáticamente recomendado por quienes lo leen. No es casual que la presentación del libro tuviera lugar en el Círculo de Bellas Artes ya que allí precisamente, en una mesa del café, es donde Dorón Benatar, detective privado -existencial- tiene instalado su "oficina" con la complicidad de un camarero con igual vocación detectivesca.

Dorón Benatar es un tipo curioso, se convirtió en detective privado titulado siendo doctor en filosofía pero cansado de hacer suplencias en colegios ricos con alumnos solo preocupados por su pelo, su ropa y su móvil. Sus casos son intrascendentes hasta que se ve metido en la recuperación de un ejemplar único de la versión toledana del Necronomicón del siglo XVII robado a la familia Toledano. Inmerso en la investigación del robo, se verá envuelto en una espiral de intereses de sectas, sociedades secretas y bandas callejeras dispuestas a todo por obtener la posesión del libro. Pero no solamente la trama de la historia es atrayente, el personaje es si mismo y el entorno en el que se recrea la acción también forman parte del atractivo del libro porque en el describe Madrid y ¡De qué forma!
Además, como judío madrileño que es, de madre askenazí y padre sefardí, salpica la acción con el discurrir cotidiano de una familia judía madrileña de nuestro tiempo y deja pequeños posos de la tradición cultural hebrea en forma de deliciosos relatos. Si está en tu mano ayudarme publicando una breve reseña en tu blog te lo agradeceré eternamente, la portada la puedes capturar de la web.
Saludos Aída Berliavsky
http://doronbenatar.blogspot.com/
http://www.doronbenatar.com/