BIENVENIDOS A MI NUEVO BLOG

domingo, 22 de febrero de 2009

¿Culpable o inocente?

Ha vuelto a ocurrir...un niño se convierte en asesino. Tiene once años y vivía en una granja de Pensilvania; la compañera sentimental de su padre estaba embarazada y el pequeño ha sentido celos al notar como el centro de atención empezaba a desplazarse hacia el futuro hermanito.

Hasta aquí, la historia es más o menos normal ya que quien más o quien menos ha sentido un poco de pelusa e incluso deseos momentáneos de cometer, en un mal momento, un fraticidio o un parricidio; pero hay mecanismos que bloquean estos impulsos y cualquier persona "sana" los posee, incluso un niño. Asumamos que este niño no los poseyera porque algo hubiera fallado en su educación psico-afectiva (¿culpa de quién?): aún así debería ser imposible el que un niño se convierta en un homicida y mate a su madrastra embarazada y a su hermanastro, al que sólo le restaban dos semanas para ver la luz, porque un niño de 11 años no sabe disparar y además no tiene una pistola. ¿QUE NO? Este sí la tenía, y no era una que su papá dejara mal guardada, no...era la suya propia, tamaño infantil, con sus municiones y todo y es que ESTE PAPÁ DE PENSILVANIA LE HABÍA COMPRADO UNA PISTOLA A SU HIJITO DE 11 AÑOS Y LO HABÍA ENSEÑADO A DISPARAR!!! ¿para matar gamusines?, me pregunto.
El niño será acusado de homicidio ya que en Pensilvania no existe una edad mínima para que un niño pueda ser juzgado como un adulto...puede que el niño sea culpable (¿es imputable?), pero en todo caso no es el único y para mí es igual de culpable el padre e, indirectamente, gran parte de la libertaria y armada sociedad norteamericana.
PD: imputable es aquella persona que al momento de ejecutar la conducta tiene la capacidad de comprender su ilicitud o de determinarse de acuerdo con esa comprensión.

(noticia leída en "El Mundo")

2 comentarios:

Paco dijo...

me gustaria saber que piensan de sde la archiconocida Asociación Nacional del Rifle...

saludos

Andrés dijo...

Pues tienes razón en que tiene la misma culpa el padre, que el niño, incluso diría que es toda del padre, por facilitar que ocurriese ese accidente.