BIENVENIDOS A MI NUEVO BLOG

miércoles, 28 de mayo de 2008

Mujeres gorditas.

Viendo una entrada en Pay Huturi sobre unas fotos artísticas de mujeres obesas, realizadas por Leonard Nimoy (el Sr. Spock de Star Treck), me han dado ganas de volver a reivindicar lo que para mí es una obviedad y es que las mujeres gorditas o gordas también pueden ser atractivas y bellas y que esta "locura" de la delgadez extrema de las mujeres, al punto de constituirse en enfermedad, es un artificio cultural relativamente reciente en la que la mayoría de los hombres se han dejado enredar.

Para empezar, lo natural, lo animal, lo instintivo es que los hombres nos sintamos atraídos por las mujeres con curvas, rellenitas y con pechos. Esto es así porque cuando se elige pareja en realidad estamos eligiendo a la madre de nuestros hijos; para que una mujer pueda llevar adelante con éxito un embarazo es necesaria una cantidad mínima de reserva energética, en forma de tejido graso, que se irá utilizando para nutrir al feto (pasa de pesar un gramo, en el primer mes, a pesar 3 mil gramos en el momento del parto). Por otro lado, la futura madre debe de contar con un canal del parto que permita el paso sin problemas de la cabeza del bebé y esto implica el tener un diámetro mínimo de la pelvis menor, que anatómicamente se traduce en tener caderas anchas.

En ESTE vídeo se muestran algunas prácticas médicas para cuando hay problemas en este sentido y AQUÍ puedes ver la secuencia animada de un nacimiento.
Una vez que el niño ya está en el mundo es preciso alimentarlo; de nuevo, la madre ha de contar con unas reservas energéticas mínimas para componer la parte grasa de la leche materna y además tiene que tener glándulas mamarias en una cantidad tal que sus pechos garanticen un suministro constante y suficiente de leche. No olvidemos que una lactancia normal y natural se puede prolongar hasta los 2-3 años. Teniendo en cuenta lo anterior, no es de extrañar que las Venus paleolíticas representaran a mujeres obesas, que no estaetopígicas como leí por ahí, como símbolo de la fertilidad y de la importancia del matriarcado (en esos tiempos lo normal era la
poliandria).

Pero todo esto empezó a cambiar en los años cincuenta. La Segunda Guerra Mundial propició un auge de la industria química y un espectacular avance en las técnicas quirúrgicas y en las condiciones de esterilidad durante las operaciones...¿y cómo se relaciona esto con la figura de la mujer?
La industria química no sólo aprendió a fabricar explosivos y gases tóxicos para la guerra, también comenzó a fabricar masivamente y a coste asequible medicinas y leche en polvo, éste último producto para transportarlo de manera fácil al frente. Tras finalizar la guerra había muchos bebés y niños huérfanos que necesitaban leche maternizada para sobrevivir y que podía ser suministrada por la industria farmacéutica; esta leche en polvo también empezaron a usarla las madres que tenían dificultad para amamantar a sus hijos y por madres que querían acortar el periodo de lactancia hasta tal punto que hoy día, por cuestiones laborales o estéticas, pocas madres dan el pecho a sus hijos el tiempo mínimo aconsejable para provee de defensa inmunológica al bebé. La primera consecuencia de todo esto es que dejó de ser necesario que la mujer amamantara a sus hijos y por lo tanto de tener una determinada cantidad de glándulas mamarias y de pecho.
La cirugía, por su lado, solventó el problema de un canal del parto estrecho con la extensión de la cesárea como práctica común; tanto es así que al más mínimo contratiempo se practica la cesárea para evitar posibles y supuestos problemas (los médicos tienen temor a ser denunciados por mala praxis) y España está siendo puesta en entredicho desde hace años por la Organización Mundial de la Salud al permitir que los partos se conviertan en un proceso quirúrgico (tenemos uno de los índices de cesáreas más altos del mundo). O sea que la mujer también ha dejado de necesitar caderas más anchas para ser madres.
Mientras, en estos años y de mano de los grandes modistos homosexuales, se fue poco a poco imponiendo la imagen de una mujer más estilizada, sin curvas, de elegantes movimientos en la pasarela y sofisticada que fue venciendo la imagen estereotipada del deseo masculino de los 50, las
Pin Up, y las curvas se redujeron hasta originar una imagen dominante andrógina de la mujer.



Paradójicamente, a un cuerpo cada vez más delgado se le suele unir, mediante operación, un par de pechos siliconados, de dudoso buen gusto, para contentar el deseo subconsciente masculino aún presente.
La leche maternizada y las píldoras anticonceptivas contribuyeron a la liberalización sexual de la mujer (separando la sexualidad de la procreación)y a su incorporación al mundo laboral pero ahora estamos en el otro extremo y hay muchas mujeres que rechazan la maternidad y a su propio cuerpo. ¿Es que siempre tiene que ser o Don Juan o Juanillo?

El problema de esta imagen dominante de una mujer extremadamente delgada es que las chicas que no coinciden con este "envenenado" canon sufren rechazo y tienen problemas de autoimagen y autoestima porque no se creen atractivas o bellas, llegando algunas a sufrir de bulimia o anorexia y a esto no hay derecho.


¿De verdad podemos objetivamente decir que la imagen de arriba es más atractiva que la de abajo?

3 comentarios:

Anonymous dijo...

Si, te doy la razón, las mujeres hoy que se dejan llevar por la extrema delgadez no tienen personalidad. Punto pelotas.

BUDOKAN dijo...

Hola, este post tiene mucho de verdad. Antes la gordura era sinónimo de buena salud. Saludos!

Bender dijo...

Excelente artículo-denuncia acerca de lo que yo pienso igualmente, que todo son simples modas. Donde se pueda agarrar, que se quite el estilismo.